Legumbres en el desayuno: un lugar para la creatividad

Share

Una vez claro el valor nutricional y medioambiental de las legumbres, llega el momento de preguntarse si encajan en comidas diarias donde su presencia no es tradicional como el desayuno. Hace unas semanas una polémica muy interesante se desató en Twitter cuando María Merino , una nutricionista, publicaba una foto de su hijo desayunando garbanzos cocidos con el título: “Mi hijo no sabe lo que es una galleta. El es feliz desayunando garbanzos”.
Centenares de comentarios, unos favorables y otros críticos se sucedieron, lo que llevó a replantearnos en el debate de si nuestros hijos están desayunando de forma saludable o sí se está abusando de azúcares y productos procesados y de si el desayuno es una comida tan fundamental como se ha dicho hasta la fecha.

Polémicas aparte, lo cierto es que acudir a las legumbres como fuente de energía para el desayuno siempre es una sabia decisión, aunque siempre de forma más apetecible que comer garbanzos simplemente cocidos, guardados en una fiambrera, posiblemente fríos y ya. De hecho en muchos países del mundo las legumbres, debido a su disponibilidad y su bajo precio, son parte esencial de muchos desayunos.
El hummus es el producto estrella para el desayuno. Originario de los países de Oriente Medio, se ha convertido por su versatilidad en una alternativa perfecta en España, que también presume de su herencia mediterránea. Untado en pan de pita, o pan de barra tostado con pimentón y aceite crudo de oliva, o junto a verduras como apio, zanahorias y tomate, es una manera perfecta de comenzar la jornada, ya que nos saciará durante varias horas.
Otro de los platos árabes más adecuados para el desayuno es el falafel, una pasta en forma de croqueta elaborada con garbanzos o judías y especias, muy común en las dietas vegetarianas.
En los países latinos como México, El Salvador y Venezuela, es muy común añadir frijoles, judías pintas, a sus tortillas y arepas de maíz para el desayuno. Si se añade huevo y una salsa de tomate y verduras, el combinado es muy reconfortante y saludable.

Las judías con tomate también son parte fundamental de los desayunos británicos, aunque en este caso conviene cambiar el bacon y el tocino por una alternativa más saludable como el huevo, y de la feijoada brasileña.
En India y el Vietnam, el congee es un arroz cocinado con legumbres, con una textura similar al porridge británico, que también es muy habitual como desayuno. En el estado indio de Kerala se come con lentejas o chutney.

Legumbres en repostería
Sin embargo, en ocasiones lo que nos apetece para desayunar o para acabar un desayuno es simplemente algo dulce. En este sentido las harinas de legumbres también son una excelente alternativa, más ligeras y saludable que las harinas de trigo.
Cada vez es más común encontrar recetas de galletas o bollos caseros elaborados con esta harina, y que elaborados de forma casera con menos cantidad de azúcar, son una forma estupenda de mantener contentos al paladar y a nuestras necesidades nutricionales al mismo tiempo.
De hecho, la pastelería japonesa utiliza legumbres en sus elaboraciones desde tiempos inmemoriales, como el uso de azuki, un tipo judías cocidas en azúcar, como relleno de ciertos dulces o el mochi, un dulce similar al mazapán pero elaborado con una pasta de arroz y legumbres. Tradición y modernidad se aúnan para hacer brillar a nuestras heroínas las legumbres.
Recetas saludables para desayuno con legumbres (añadir link a recetas).

Share

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Asociación de Legumbristas de España

Teléfono: +34 913 504 305
Fax: +34 913 455 009
Email: legumbristas@telefonica.net
Dirección: C/ Doctor Fleming 56, 4º derecha - 28036 Madrid