¿Qué es?

2016 es el Año Internacional de las Legumbres. Así lo proclamó la Asamblea General de las Naciones Unidas, designando a la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) para que facilite la celebración del Año con los gobiernos y organizaciones pertinentes.

El Año Internacional de las Legumbres 2016 tiene como objetivo concienciar al mundo de los beneficios de las legumbres, para promover su consumo, aumentar los niveles de nutrición e incrementar la producción.

AIL 2016 se propone sensibilizar a la opinión pública sobre las ventajas nutricionales de las legumbres como parte de una producción de alimentos sostenible encaminada a lograr la seguridad alimentaria y la nutrición.

Además, brinda una oportunidad única de fomentar conexiones a lo largo de toda la cadena alimentaria para aprovechar mejor las proteínas derivadas de las legumbres, incrementar la producción mundial de legumbres, utilizar de manera más apropiada la rotación de cultivos y hacer frente a los retos que existen en el comercio de legumbres.

folleto ail2016

Haz clic en la imagen para descargar el PDF

Mensajes clave:

fao1

Las legumbres son ricas en nutrientes.

fao2

Las legumbres son accesibles económicamente y contribuyen a la seguridad alimentaria en todos los niveles.

fao3

Las legumbres aportan importantes beneficios para la salud.

fao5

Las legumbres promueven la biodiversidad.

fao4

Las legumbres fomentan la agricultura sostenible y contribuyen a la mitigación y a la adaptación al cambio climático.

Objetivos clave:

Promover el valor y la utilización de las legumbres en todo el sistema alimentario

Fomentar los vínculos para incrementar la producción mundial de legumbres

Abogar por una mejor utilización de las legumbres en la rotación de cultivos

Concienciar sobre los beneficios de las legumbres (agricultura sostenible, nutrición…)

Promover la mejora de la investigación

Abordar los desafíos del comercio de legumbres

Cinco cosas que hemos aprendido desde la presentación del Año Internacional de las Legumbres 2016:

1. Las legumbres son un cultivo indispensable para las comunidades vulnerables de los países en desarrollo: En los países en desarrollo, las legumbres constituyen el 75 por ciento de la dieta media, en comparación con el 25 por ciento en los países industrializados. Suponen una alternativa económica a la proteína animal: las legumbres contienen del 20 al 25 por ciento de su peso en proteína, frente al trigo que tiene un 10 por ciento y la carne del 30 al 40 por ciento. Las legumbres son un cultivo cada vez más importante para los pequeños agricultores, en particular las mujeres, que suponen la mayor parte de la mano de obra para cultivarlas.

2. Lentejas, frijoles y garbanzos son parte esencial de la dieta humana desde hace siglos: Los restos arqueológicos encontrados en Anatolia (actual Turquía) muestran que la antigua producción agrícola de garbanzos y lentejas se remonta a 7000-8000 A.d.C. Hoy en día, todavía se encuentran parientes silvestres de las lentejas y guisantes en el sureste de Anatolia, cuyas muestras se han recolectado y están protegidas en los bancos de germoplasma de Turquía.

3. El consumo de legumbres está disminuyendo: Aunque la producción mundial de legumbres ha aumentado en más del 20 por ciento en los últimos 10 años, el consumo ha visto una disminución lenta pero constante tanto en los países desarrollados como en desarrollo en ese mismo período. Esto puede deberse en parte a la incapacidad de la producción de legumbres de mantener el ritmo del crecimiento demográfico, así como el cambio hacia una dieta más centrada en la carne que han experimentado muchos países.

4. Las innovaciones científicas y tecnológicas pueden ayudar a cerrar la brecha de rendimiento en la producción de legumbres: El mejoramiento genético de los cultivos, la reproducción selectiva y la agricultura intensiva sostenible han demostrado poder incrementar el potencial de rendimiento y la resiliencia ante el cambio climático de las legumbres. Las variedades mejoradas de habas tolerantes al calor en Sudán ayudaron a aumentar la producción en 600 kilogramos por hectárea. En Turquía, la variedad especial de garbanzo gokce ha resistido la sequía severa y producido allí donde la mayoría de los otros cultivos fracasaron.

5. La producción legumbres hace un uso muy eficiente del agua, en especial en comparación con otras fuentes de proteínas: La producción de daal (guisantes o lentejas partidos) requiere 50 litros de agua por kilogramo. Por el contrario, un kilogramo de pollo necesita 4 325 litros de agua, un kg de carne de cordero 5 520 litros, y para un kilogramo de carne de vacuno se llega hasta 13 000 litros de agua. Esta reducida huella hídrica hace de la producción de legumbres una opción inteligente en áreas y regiones más áridas y propensas a la sequía.

ail2016

ÚLTIMAS NOTICIAS SOBRE EL AIL 2016

Asociación de Legumbristas de España

Teléfono: +34 913 504 305
Fax: +34 913 455 009
Email: legumbristas@telefonica.net
Dirección: C/ Doctor Fleming 56, 4º derecha - 28036 Madrid